NAS QNAP iPad Pro Ricky

Configuración actual de mi NAS QNAP y recursos del iPad Pro.

La idea de realizar este proyecto en un NAS de QNAP junto al iPad Pro ya lo comenté tanto en el podcast Plus como en Cultura Digital, por sí queréis ampliar información y además entreteneros

Bien, ese momento ya ha llegado y os quiero compartir la configuración de mi equipo y los recursos que he utilizado para esta hazaña. Sí, hazaña porque para mi lo ha sido por diferentes motivos, uno de ellos es el usar el iPad Pro como equipo principal y el proceso de utilizar una conexión 4G en vez de una fibra estable.

Antes de nada, quiero deciros que no soy un experto en NAS, sólo soy un usuario básico pero con ideas quizás avanzadas. Es por ello que cuando tengo alguna idea, recurro a Internet para mirar tutoriales, como los de mi amigo JM Ramírez de MasQueTeclas o en el apoyo de algunos amigos mas avanzados que yo en estos temas.

¿Por qué motivo quería alojarlo todo en mi NAS de QNAP?

Bien, para el que no haya escuchado los podcasts, os pongo en situación. A principios de este año me entró la fiebre de conseguir algo serio con el NAS, alojar mis páginas web y también mis podcasts. Previamente lo usaba para cosas “comunes”, pero mi obsesión residía en hacer algo mas “profesional”.

Existían dos motivos principales, la experiencia personal de conseguir este reto y también, porqué no decirlo, el ahorro de servidores (tanto web como para los podcasts). Sí, actualmente hay planes de hosting muy baratos, pero también muy limitados.

Actualmente no monetizo ningún proyecto (a excepción de PLUS), con lo cual, en mi situación actual en vez de realizar una inversión, era un gasto. Un gasto que por circunstancias no me podía permitir. Así que la motivación se convirtió en una obligación para seguir ofreciendo contenido.

Pero insisto en que la motivación personal de decir: “Tengo un NAS más o menos apañado, quiero sacarle partido a ello y aprender cosas nuevas” fue el mayor detonante. El no depender de terceros, aunque suponga un sacrificio de ser un creador de contenidos y a la vez un técnico.

Además jugaba y juego con un problema, el NAS está en Cádiz y yo en Madrid, con lo que si me surgía algún problema, debía esperarme mínimo una semana para poder solucionarlo. Algo que previamente me había desmotivado para seguir usando el NAS, pero esto os lo contaré en otro post.

¿Qué es lo que he hecho en el NAS de QNAP?

Actualmente he alojado 4 páginas web, dos de ellas no están operativas al público, ya que estoy retomando un par de ideas que tenía en mente hace tiempo. Las dos webs que sí están operativas son Ricky.es y Plus.Ricky.es. Sí has entrado en ellas, verás que la carga es más que decente.

Sí, alojar una web en unas NAS de QNAP es relativamente sencillo, ya que contamos con una instalación de un click gracias a su tienda de aplicaciones. Lo complicado viene cuando queremos que sea accesible a través de internet y con un dominio personalizado y minimizar los recursos del NAS a través de Docker.

En la web de Plus tengo mi podcast premium, del cuál podrás descargar directamente de mi NAS si eres suscriptor. Las pruebas realizadas fueron muy positivas, motivo por el que estoy planteándome migrar o crear un podcast usando el NAS como servidor de este tipo de contenidos.

Además de las webs, también estoy usando mi propia nube privada, es decir, he pasado de pagar 10 euros al mes en iCloud, para pagar el mínimo viable 2,99€ (como apoyo para emergencias). El grueso de mis archivos están en mi NAS, donde accedo desde la app OwnCloud o a través de Archivos de iOS con una VPN.

Una VPN es una Red Privada Virtual que me permite acceder desde cualquier parte del mundo a la red de mi NAS como si estuviera físicamente al lado de mi NAS. La conexión suele ser más lenta, pero te saca de muchos apuros.

¿Cuál es la configuración de mi NAS?

Actualmente cuento con un NAS de la marca QNAP con procesador Intel. No es un modelo muy potente pero tampoco es un gama baja.

El comportamiento la verdad que es bastante bueno, excepto en virtualización, algo que para mi fundamental ya que suelo conectarme a Windows a través del iPad Pro para unas tareas concretas.

La configuración del NAS es la siguiente:

¿Qué he usado para llevar a cabo el proceso desde el iPad?

Aquí podríamos dividirlo en dos secciones, el tipo de conexión y las aplicaciones que he usado. Recuerdo que todo ello lo he llevado a cabo desde un iPad Pro LTE y una conexión 4G.

Esto último es importante recalcarlo porque generalmente he adelantado trabajo en los viajes de tren del cual he tenido muchos problemas con las pruebas, ya que no contaba con una conexión estable.

El enlace a través de la VPN también me hacía sufrir con las perdidas de conexiones, quedándose procesos a medio terminar. En general todo se resume en no tener una conexión estable como el cable o una WiFi en condiciones.

Aplicaciones para el iPad Pro

Para comprobar el estado del NAS, usé la app QManager de QNAP. Gracias a ella podría comprobar en todo momento si el NAS estaba operativo y el consumo de recursos.

Para la conexión SSH y editar código, después de probar muchas aplicaciones, opté por CODA de PANIC. Esta aplicación es un todo en uno que había comprado hace unos años y que no había utilizado. Gracias a CODA podía conectarme vía SSH, FTP, editar código y ver las previsualizaciones.

Para la consulta de archivos directamente usaba Archivos de iPadOS a través de una conexión VPN. De momento Apple no permite establecer una conexión a través del internet, así que el recurso de la VPN era algo primordial.

Para la conexión VPN iba alternando en tres servicios distintos, OPEN VPN y QVPN de QNAP. Aunque también usé una configuración L2TP manual en el iPad Pro, ya que a veces la app de QNAP no funcionaba en el iPad Pro.

Diferentes navegadores. Esto es importante para comprobar que todos nos reportan la misma información. Quizás algún navegador puede quedarse con una caché mas antigua y no ofrecernos datos reales. Yo me apoyé en Safari, Firefox, Chrome, Ópera Touch y Brave.

Tipo de conexión a internet que he usado en el iPad Pro

Una de las mejores decisiones que tomé a la hora de comprar el iPad Pro fue la de optar por la versión LTE (la que puedes añadirle una SIM de datos). Esto me ha permitido ser más independiente con el iPad y no depender de ningún dispositivo adicional para la conexión a internet.

Hasta hace 3 meses usaba una conexión de Vodafone con datos ilimitados, pero eso y nada era lo mismo. No me permitía conectarme con cierta tranquilidad, ya que la cobertura era bastante pobre y eso se traducía en poca estabilidad y demasiada perdida de tiempo.

https://plus.ricky.es/ilimitados-de-verdad/

Con la llegada de Movistar y sus datos ilimitados, la cosa cambió para mejor. La conexión es mucho más estable (no al 100%, pero sí bastante notable). La conexión en la conexión ferroviaria entre Cádiz y Madrid es prácticamente perfecta. Según me confirmó una ingeniera de Movistar, trabajaron especialmente en esta línea para conseguir una cobertura en condiciones en todo el trayecto. Puedo dar fe de ello.

Actualmente tengo un contrato de datos ilimitados con una MultiSIM para poder usar el iPad Pro, el iPhone y el terminal de Xiaomi como un único dispositivo personal. Desde los tres equipos puedo conectarme al NAS y comprobar en cualquier momento sí todo está correcto, actualizar alguna aplicación o el firmware del NAS QNAP sin tener que preocuparme por los datos.

Lecciones aprendidas con el NAS QNAP y el iPad Pro

Una de las lecciones aprendidas es evidente, que tanto el NAS de QNAP como el iPad Pro prácticamente no tienen límites o barreras. Sí tenemos una idea en el NAS, posiblemente la podremos llevar a cabo buscando el equilibrio de nuestra idea y la configuración del NAS.

Al igual que el NAS apenas tiene barreras, el iPad Pro es un gran apoyo en movilidad para gestionar todas las acciones que queramos realizar en él. Evidentemente no será tan sencillo (a priori) como en un Mac o PC, pero que efectivamente, sería viable.

Antes de llevar a producción cualquier proyecto desde un NAS, es decir, publicarlo al público en general. Rompe archivos para cerciorarte de que serás capaz de solucionarlo en una situación real. No te prives de copias de seguridad, haz tantas como sean necesarias y haz una programación de ellas. Haz un test de estrés para comprobar que todo aguantará sin problemas.

Como único punto a mejorar serían las aplicaciones propias de QNAP para iOS, pero especialmente para iPadOS. Muchas de ellas no funcionan correctamente, no están optimizadas o directamente se cierran a pesar de estar actualizadas. De ahí que a veces tuviera que usar configuraciones manuales para conectarme al NAS (como Archivos de iPadOS o la conexión manual a la VPN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies